Por: Felipe Guerra García

El reencuentro de uno de los ídolos de la comunidad futbolística regiomontana, con la afición y con ex compañeros de los Rayados de Monterrey de 1967, hoy es un acontecimiento histórico.

Se trata del ex futbolista brasileño Ubirajara Chagas Tamega a quien sus admiradores aficionados de la vieja guardia y sus compañeros de aquellos años, lo llaman cariñosamente “BIRA”.

En el marco del Clásico 123 que éste sábado sostendrán los Rayados de Monterrey en el Estadio BBVA donde reciben a Tigres, la directiva, cuerpo técnico y jugadores le rendirán un merecido reconocimiento al gran BIRA ante miles de aficionados.

Fue una iniciativa de la directiva encabezada por el presidente del club José González Ornelas, Duilio Davino, presidente deportivo y Tonatiuh Mejía, vicepresidente administrativo, quienes han estado homenajeando a los ídolos que hicieron historia.

 Ubirajara Chagas, hace 52 años, a su arribo a filas del Monterrey en 1967 causó impacto en tiempos en el cual no había mucha afición al futbol, puesto que predominaba el beisbol atraídos por los Sultanes que figuraban en la cúspide del Rey de los Deportes, pero el futbol soccer comenzó a ganar adeptos, hoy por hoy, el deporte más popular que mueve a las grandes masas a nivel mundial.

 Bira incursionó en el futbol mexicano con Rayados el 19 de noviembre de1967, futbolista de 23 años de edad, recién casado y debutó con el pie derecho al anotar uno de los 3 goles con el que vencieron al Toluca 3-2 en el desaparecido Estadio Tecnológico.

Desde sus entrenamientos y su debut en partido oficial, sin conocer mucho del futbol mexicano, se adaptó rápido.

Demostró su disciplina, calidad futbolística, hábil para dominar el balón, la de gajos como metafóricamente se le decía al esférico de cuero de aquellos años. Dominaba el balón casi pegado a los botines y con una técnica poco vista en Monterrey.

En cada partido, entraba a la cancha bien enfundado en la camisola de rayas azul y blanco que, con amor y orgullo, defendió en todo momento cautivando a miles de aficionados que ya comenzaban a llenar al estadio Tecnológico. Le tocó ser pieza importante para llevar al Monterrey a la final de la Copa en 1969.

“Recuerdo que comenzamos a tener buenos partidos -mencionó Bira-, dirigía el equipo (Skender) Peroli, después (Roberto) Scarone, Etcheverry” hizo memoria con entusiasmo.

“Nacho Jáuregui y jugamos juntos y luego él dirigió al Monterrey, nos entendimos muy bien con buenos resultados”.

Por su calidad futbolística, su carisma dentro y fuera de la cancha Bira se ganó a sus compañeros y la simpatía de la afición que comenzó a verlo como uno de sus ídolos, “ya comenzábamos a tener más aficionados por la forma de jugar del equipo”.

 

Se le preguntó si a raíz del Campeonato Mundial México 70 en el cual Brasil se coronó campeón, influyó en parte para promover más el futbol mexicano, “sí, por supuesto, pero dependía también del futbol mexicano en cada ciudad, con buena competencia y en Monterrey lo hicimos bien, ya no cabía la afición en el Tecnológico, fuimos a jugar en el Universitario”.

Bira se refería de las temporadas 1970-1971 al 74-75  que los dirigió el Gallo Jáuregui y estuvieron tanto en el Universitario y el regreso al Tecnológico hasta estrenar su actual casa el BBVA en Guadalupe.

 “Cuando llegó Guarací Barbosa (1969-1970) a Rayados, él venía del Olaria, yo lo apoyé, también era su intérprete, porque Guara solo hablaba portugués, estaba muy jovencito, fue mi vecino. Llegó como medio de contención y pasó a defensa central y lo hizo muy bien”, agregó.

La charla fue solo un intercambio de recuerdos, de anécdotas sobre esos tiempos en los que hubo oportunidad de verlo jugar y en la cobertura periodística.

Con la participación de Guarací Barbosa, Alfredo Jiménez y Francisco Avilán fueron recordando episodios que vivieron juntos al servicio de los Rayados.

Siete años defendió la camiseta del Monterrey y al despedirse para integrarse al Jalisco en la temporada 1973-1974, el 28 de agosto de 1973, el club organizó un juego de despedida con dos detalles inéditos en la historia organización regiomontana: fue primera ocasión un juego de despedida y más con un juego ante la Selección Mexicana en el Estadio Universitario que registró lleno total.

Rayados ganaron 3-2, el primer gol anotado por Bira ante el júbilo de los aficionados que despidieron al entonces máximo goleador que anotó 59 en la historia del club. Dio la vuelta olímpica.

Ubirajara Chagas Bira regresó con el Monterrey, fue entrenador de fuerzas básicas y también del primer equipo, interino en algunas ocasiones.

Suplió a Mario Pérez en el 75-76 y llegó Fernando Riera; tomo de nuevo el mando del equipo de inicio el 76-77 y llegó Filpo Nuñez; posteriormente en la temporada 78-79 con la salida de Otto Gloria.

Bira volvió a tomar el mando interino ya comenzada la campaña79-80 tras la baja del Halcón Peña y en ese tiempo ya estaba la situación tensa con el Gato Nunes.

Coincidieron que la calidad del brasileño Joao Baptista Nunes nunca fue puesto en tela de duda, lo avalaban sus 7 goles en 10 partidos.

Inquietaba se aislamiento del resto del plantel, prefería viajar al campamento en auto y no en el transporte del club, no era partidario de las concentraciones y en los juegos de visita pedía habitación exclusiva para él.

Se detectó que en el vestidor había incomodidad, se requería integración en el equipo, finalmente El Gato Nunes, terminó por salir del equipo.

El Monterrey siguió su marcha en la lucha por ser de los equipos grandes.

Técnicos y jugadores van y vienen y queda la huella de sus obras.

Llena de orgullo a Ubirajara Chagas “Bira” ver bordado en el escudo de los Rayados de Monterrey, 4 estrellas de Campeón de Liga Mx, 2 Copas Mx, 4 internacionales de Concacaf, y 1 de Recopa de Concacaf.

El homenajeado Ubirajara Chagas “Bira”, su paisano Guarací Barbosa, el Alacrán Jiménez y Francisco Avilán,  recordaron tantas experiencias que vivieron en filas de los Rayados de Monterrey.

Tantas hazañas, anécdotas, alegrías y zozobras en tiempos pasados  las trajeron al presente los cuatro ídolos. Lo disfrutaron a plenitud, recordar es vivir y lo compartieron con los directivos: José González Ornelas, Duilio Davino y Tonatiuh Mejía.

Enhorabuena Ubirajara Chagas “Bira” Ídolo de antaño, admirado y querido en el presente.