En la foto de portada aparecen nuestro director general, Felipe Guerra Garcìa, Alejandro Izquierdo y Pepe Elizondo.

Por Jose Elizondo Alvarado

El sábado 21 de septiembre acudí a una reunión de puros Tigres, organizada por Gremio Internacional de Tigres, dirigido por unos entusiastas seguidores del conjunto felino que se dedican a convivir con lo que es su máxima pasión: Los Tigres.
Ahí me encontré al que fue defensa lateral izquierdo de los Tigres, Alejandro Izquierdo. Nos dimos un abrazo llenos de emoción porque hace muchos años que no nos veíamos, quizá desde aquel día en que hizo su único gol como futbolista y el cual le costó el retiro de las canchas.
Alejandro, como todos sabemos, nunca jugó en ningún equipo que no fuera Tigres, desde la segunda división.
Fueron muchas temporadas que jugó, pero allá por 1984 en un partido contra el León, por ahí del minuto 60 remató un balón con la cabeza y fue gol de Tigres. Los miles de aficionados que estaban en el estadio Universitario obligaron a Izquierdo a dar la vuelta olímpica en ocasión de ese gol, lo que provocó la envidia y el coraje del entrenador Manolo Lapuente, quien ya no dejó jugar a Izquierdo en los tres últimos juegos que faltaban, lo que significó su retiro del futbol.
Yo ni me acordaba de aquel episodio pero me lo recordó el mismo futbolista en el reencuentro que tuvimos.
Pero qué mente tan chiquita la de Lapuente. Qué ruin y qué cobarde la acción de un entrenador que toma represalias contra un futbolista que simplemente vivía su gran momento.
Esto nos hace recordar cuando Carlos Miloc la agarró contra Mateo Bravo porque se erigió como el gran héroe en aquel campeonato conquistado por los Tigres en 1982 frente al Atlante…Pero esa, es ooootra historia que ya les contaré.

La foto del recuerdo de la memorable reunion.