Detràs del Balòn

Si bien no fue un triunfo con marcador escandaloso, los Tigres impusieron su ley en el duelo de ida de la gran final ante un equipo León que vino a hacer lo suyo y que se lleva una derrota que confía en remontar el domingo próximo.

Qué manera de vivir el futbol de parte de los aficionados de casa. Una verdadera fiesta fue la que se armó dentro y fuera del estadio Universitario con miles de aficionados que confiaban en su equipo.

Y Gignac, siempre Gignac que tiene que resolver los problemas. No es bueno depender tanto de un solo hombre, pero ese es el esquema del Tuca Ferreti y asi tiene acostumbrados a los jugadores y a los aficionados, jugando en el filo de la navaja.

Y por cierto, ahora que se comparan los estilos y logros de Tomas Boy y Gignac, vale siempre decir que Tigres de aquel entonces no dependía tanto de Tomas sino que las estrellas eran todos, con Barbadillo, Batocletti, Sergio Orduña, Chava Carrillo, etcétera.

Entonces no es lo mismo porque Boy no era centro delantero y siempre puso más pases de goles que el mismo no anotó.

Vale la aclaración porque no es lo mismo que lo mesmo, pero confiamos en que este domingo los Tigres se traigan la corona allá en León.