Por Josè Elizondo Alvarado

Sin duda alguna a mucha gente le dolió la eliminación del equipo Monterrey que ganando uno y perdiendo otro juego por idéntico marcador, queda fuera de la competencia.

Es injusto porque se echa a perder toda una campaña con un entrenador
como  Diego Alonso que puso su estilo al equipo y que cambio la estructura
del mismo para darle un sello diferente que gusta a los aficionados.

Pero es que las reglas del juego están muy claras y así se decidió que
fueran los cuartos de final y las semifinales, con ventaja para los que
quedaron en cuatro primeros lugares de la tabla y si empatan ellos son los que pasan.

Así sucedió con Cruz Azul, que sin ser superior al Monterrey se gana el pase
a la final. Bien por los cementeros que han sufrido mucho en las últimas
temporadas, pero mal para el Monterrey porque es injusta su eliminación.

El arquero Marcelo Barovero ha sido culpado del gol que recibió, pero nadie tiene derecho a ponerle esa carga en sus espaldas porque simplemente no fue apoyado por su cuadro bajo y los balones peligrosos que le llegaron fueron producto de errores cometidos por los defensivos, ai que hacer escarnio de Barovero o se vale, no es justo pues.

Y bueno, la temporada está finalizando y ahora siguen unas cortas vacaciones para los equipos de casa. Ojala que tanto Tigres como Rayados inicien su nueva temporada con nuevas energías y listos para obtener ahora si el ansiado campeonato.

 

Los Rayados no merecian quedar eliminados de la competencia. Foto Pepe Elizondo.