EL MUNDIAL DE RUSIA 2018 SE PINTA DE BLUE

MOSCÚ, RUSIA – 15 DE JULIO: Luka Modric de Croacia y Kylian Mbappe de Francia posan respectivamente con su adidas Balón de oro y con el premio joven de FIFA después de la final de la Copa Mundial de la FIFA 2018 que ganó Francia a Croacia en el estadio de Luzhniki el 15 de julio de 2018 en Moscú, Rusia. (Foto de Lars Baron – FIFA a través de Getty Images)

Por: Felipe GUERRA GARCÍA

Veinte años después de aquélla lejana XVI Copa Mundial de Fútbol Francia 1998,  celebrada del 10 de junio al 12 de julio, en el cual el anfitrión se coronó Campeón del Mundo, hoy 15 de julio en el Estadio Luzhniki de Moscú, FRANCIA alza la copa por segunda ocasión en su historia al vencer a CROACIA por 4 a 2 en el Mundial de Rusia 2018.

La fiesta ha sido justificada en grande en el Estadio Luzniki y desde el graderío se reflejó la ola azul y otro amplio sector pintado en rojo y blanco como tablero de ajedrez, triste por la final perdida, pero orgullosos porque un seleccionado con mayoría de jugadores sin el palmarés de los franceses, demostraron calidad, enjundia y profesionalismo hasta el último aliento.

MOSCÚ, RUSIA – 15 DE JULIO: Antoine Griezmann de Francia celebra con el trofeo de la taza de mundo después de la final de la Copa del mundo de la FIFA 2018 entre Francia y Croacia en el estadio de Luzhniki el 15 de julio de 2018 en Moscú, Rusia. (Foto por Matthias Hangst / Getty Images)

Lo que registra la historia de ambas selecciones, es la segunda ocasión que se han enfrentado en Copas del Mundo.

La coincidencia, a la distancia de 20 años de que Francia, siendo sede, obtuvo su primer título mundial, ahora le tocó enfrentarse de nuevo con los croatas, pero en la final del Mundial ruso.

En efecto, Francia en su territorio, en aquél Mundial del 98, eliminó a los croatas en la semifinal por 2 goles a uno el 8 de julio y en la final goleó a Brasil 3 a 0 conquistando su primer título mundial.

Le Blues y Croacia, dos décadas después, se reencuentran ahora en la final y no quedó duda alguna que los franceses impusieron con goles la supremacía conquistando el Mundial en Rusia 2018.

MOSCÚ, RUSIA – 15 DE JULIO: Antoine Griezmann de Francia celebra con el trofeo de la taza de mundo después de la final de la Copa del mundo de la FIFA 2018 entre Francia y Croacia en el estadio de Luzhniki el 15 de julio de 2018 en Moscú, Rusia. (Foto por Matthias Hangst / Getty Images)

Cabe destacar que un francés, quien como jugador fue campeón del Mundial Francia 98, nuevamente enfrentó, a los croatas, pero ahora como director técnico, Dieder Deschamps obteniendo su segundo galardón mundialista en su carrera como jugador y luego como director técnico.

Se une a dos personajes con impusieron este palmarés: al brasileño Mario Zagallo y el alemán Franz Beckenbauer.

Francia en Rusia, tuvo la oportunidad de sacarse la espina cuando, hace 12 años, en el Mundial de Alemania 2006 perdió la final en Berlín frente a Italia. Del subcampeón de aquellos años, hoy saborea las mieles del máximo galardón.

AUTOGOL PEGA A CROACIA

MOSCÚ, RUSIA. Mario Mandzukic de Croacia anota un gol en su propia portería que dio ventaja a Francia con el 1-0 durante la final de la Copa Mundial de la FIFA 2018 entre Francia y Croacia en el Estadio Luzhniki donde finalmente Francia goleo por 4-2 y se coronó campeón del mundo. (Foto por Shaun Botterill / Getty Images-FIFA)

Transcurrían 18 minutos del encuentro, la ola azul se volcó sobre el arco de los balcánicos, pero en una acción defensiva, al árbitro marca falta. Antoine Griezmann cobra el tiro indirecto y el defensor croata Mario Mandzukic, en su afán de rechazar de cabeza, desvió el esférico venciendo a  su portero Danijel Subasic para autogol que impactó en el ánimo de los croatas.

EMPATE SIN GANANCIA

En el minuto 28 Ivan Perisic, en los linderos del área, en una ofensiva logró el gol del empate que por el momento les levantó la moral y las esperanzas.

EL PENAL, EL VAR Y LA DEBACLE

Pero la mala fortuna siguió impactando a Croacia, cuando en una ofensiva de los galos, Ivan Perisic en su afán de conjurar el peligro dentro del área, en su barrida levanta el brazo izquierdo con el que toco el esférico. El silbante Néstor Pitana consulta con el VAR y se confirma la mano para la pena máxima que cobró Antoine Griezmann para la  ventaja de 2 a 1 de Francia.

Al regreso de descanso Paul Pogba al minuto 59 y Kylian Mbappe en el 65 clavaron el cuarto gol, una lápida pesada sobre las espaldas de los balcánicos que, aún y anotaron el segundo para su causa en el minuto 69 por conducto de Mario Mandzukic, con el 4 a 2 terminó Francia conquistando el Mundial de Rusia.