Por: César Vagras

“Cada vez que alguien alcanza algo que nunca había logrado o que no se creía capaz de conquistar es un triunfo de la humanidad…”

El gol de Peiró en

los últimos segundos en la derrota ante España en el Mundial de Chile 62…

La tragedia de Puerto Príncipe que nos dejó fuera del Mundial de Alemania 74…

Los ratones verdes de Argentina 78….

Los penales de México 86 y Estados Unidos 94….

Los “cachirules” que nos dejaron fuera de Italia 90…

La fatídica falta de manejo de partido que no permitió avanzar en Francia 98, en el Mundial del 2002 y nos dejó sin redondear buenas actuaciones en Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014.

Se jugaban los últimos minutos del duelo de este domingo 17 de junio. Alemania se venía con todo y echaba mano de su mentalidad histórica de venir atrás.

Y México tendría encima los fantasmas de todas las veces que otros equipos mexicanos dieron grandes partidos y se quedaron en el ya mérito.

Si lo pasaba con éxito esos minutos con éxito estaría del otro lado de una meta tantas veces inalcanzable…

Se venían minutos importantes que podría cambiar la historia

Si vencían los fantasmas marcarán un antes y después en la historia del fútbol mexicano.

Y se logró.

La victoria de la Selección Mexicana ante Alemania representa, desde donde se le mire, su mejor partido en la historia de las Copas del Mundo. No se le ganó al campeón, sino que se le jugó al tú por tú.

Soñar con quedar en primer lugar de su grupo o vencer a Brasil en Octavos de Final es un sueño posible.